¿Cómo se ve la vida de una persona desde la mirada amorosa de un perro con alma de humano? Enzo nos lo cuenta en este libro.

Es una historia de amor, drama y tragedia, en donde el protagonista y narrador es Enzo, un perro que no se siente como tal, que siente que está metido en un cuerpo canino, que no es más que un envoltorio. Él piensa que lo que importa es lo que está dentro, el alma, y afirma que su alma es muy humana y que cuando muera quiere reencarnar en un humano y ser como Denny, su dueño.

Denny Swift es un joven corredor de autos que vive solo y ha sacado su lado más tierno al decidir adoptar a Enzo entre una camada de cachorros, al llegar al apartamento Enzo siente que es un lugar pequeño para lo que está acostumbrado pero pronto ese lugar se convirtió en su hogar. Desde ahí su vida toma un rumbo particular, a Enzo le encantan las carreras de coches, eso se debe a que todas las noches junto a Denny ve algunas carreras que él tiene grabadas y le cuenta como es su vida de piloto… ha aprendido tanto de él, ha aprendido los principios para ser un buen piloto de carreras, equilibrio, anticipación, paciencia. Estas son lecciones muy importantes, tanto para la vida como para una pista de carreras. Esto le emociona mucho y su dueño al darse cuenta decide dejarle el televisor encendido con los canales de carreras de autos todo el tiempo que él no esté en casa.

Con el tiempo Denny conoce a una chica, se enamora y decide hacerla parte de la familia y la lleva a vivir con ellos, para este perruno no es fácil entender que ya el tiempo de su dueño será compartido con alguien más, ya las carreras de autos las ve con su novia, a ella es a quien le cuenta de todas sus maniobras en las carreras.

Eve la compañera de Denny no era muy cariñosa con Enzo y él por su parte tampoco estaba muy contento con su presencia, ambos eran satélites que orbitaban en torno al sol que era Denny. Sentía resentimiento por la manera en que cambió sus vidas, le fastidiaba la atención que Denny le prestaba a ella y a él no, quizás porque ella era una persona y el solo un perro.

Un par de años después, Denny consiguió una plaza para competir en una carrera de resistencia y se fue por varios días y desde este momento inician una serie de sucesos, muy aterradores para Enzo.

Cuando Denny no estaba, quien alimentaba a Enzo era Eve, y cuando se inclinaba para darle el cuenco de comida y su nariz quedaba cerca, detectaba un feo olor, como a madera podrida, descomposición. Si su lengua se lo hubiese permitido, se lo hubiera dicho, pero su lengua no es ágil, así que no pudo hacer más que mirar, sintiéndose vacío por dentro.

Para saber qué sucede, te invito a leer este libre del autor Garth Stein.

Autora:
Nevir Escobar Agudelo
Gestora de Públicos de la Fundación Ratón de Biblioteca

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados (requerido)