Cuando una institución educativa, se pregunta cómo desarrollar eficientemente las competencias comunicativas en su comunidad, es allí cuando es necesario plantearse un proyecto global que implique las diferentes áreas y etapas del proceso pedagógico, definir una estructura clara y precisa de trabajo que ayude a dar forma y a concebir un proyecto desde diferentes perspectivas. Para ello una de las estrategias más potentes es la construcción entre toda la comunidad educativa del Plan Lector Institucional, con un único fin, permitir que, desde los más pequeños hasta los más grandes, amen la lectura.

¿Qué es un plan lector?

  • Es una estrategia para el fomento de la lectura en las instituciones educativas.
  • Es una estrategia que permite la adquisición de una cultura lectora en los diferentes miembros de la comunidad educativa, (padres, maestros, alumnos, directivas docentes y bibliotecario escolar).
  • Estrategia institucional consensuada entre los directivos, docentes de las diferentes áreas, la biblioteca escolar y la asociación de padres de familia.
  • Es un mecanismo ideal para que los docentes de todas las áreas del conocimiento incluyan la lectura en su currículo escolar.
  • No existe un Plan Lector modelo, cada institución educativa, para su construcción debe pensar en el contexto, el ritmo y las necesidades y características de su comunidad educativa.

¿En qué consiste un Plan Lector?

  • En un conjunto de estrategias ideadas para mejorar en la comunidad educativa las competencias lectoras y el desarrollo del hábito lector.
  • Debe incluir diferentes actividades e incentivar la lectura desde diferentes propuestas educativas, que permita cumplir los objetivos e indicadores planteados.
  • Pretende un cambio en la metodología de cada área del conocimiento: en esta propuesta presentada por la Fundación Ratón de Biblioteca, nos permitimos un modelo de trabajo por nodos, es decir, trabajar desde la asociación de áreas del conocimiento.
  • Es trabajar por nodos (nodo comunicativo social, nodo científico, nodo de desarrollo humano) desde diferentes textos, con el fin de facilitar el aprovechamiento de los conocimientos, la capacidad de relación de los alumnos y su proceso educativo.
  • Consiste en comprender que se puede leer de todo y en cualquier momento. Lo único que cambia es comprender para qué se lee y cómo se lee.
  • Supone la sistematización de las diferentes acciones implementadas por cada docente en su curso o aula.
  • Se adapta a las necesidades del aula y a las características de los distintos nodos propuestos, también al alumnado y a sus ritmos de aprendizaje.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados (requerido)