La medición del tiempo, el mapeo de la tierra, la navegación por los mares, la comprensión de nuestra posición en el Universo, los primeros inventos del hombre hasta las tecnologías avanzadas de hoy en día están guiadas por el mágico mundo de las matemáticas. ¡Maestros! Les queremos compartir algunos libros para integrar la literatura y […]

La medición del tiempo, el mapeo de la tierra, la navegación por los mares, la comprensión de nuestra posición en el Universo, los primeros inventos del hombre hasta las tecnologías avanzadas de hoy en día están guiadas por el mágico mundo de las matemáticas.

¡Maestros! Les queremos compartir algunos libros para integrar la literatura y las matemáticas en sus aulas de clase. Aquí van algunas ideas matemáticas para clases extremadamente ilógicas:

1. Los acertijos o cómo resolver enigmas:

La vida cotidiana está llena de enigmas y problemas que son dignos de grandes investigadores. Lewis Carroll, J.R.R. Tolkien y Arthur Conan Doyle, tres escritores decorosos de recomendar para acompañar muchas aventuras matemáticas y guiar a los alumnos en la indagación, la percepción de múltiples formas, sucesos poco comunes y la creación de realidades alternas.

Lewis Carroll, fue un matemático apasionado por las leyes de la lógica, pero también se atrevió a proponer nuevos paradigmas sobre la imaginación, las ideas y el pensamiento colmando su libro de acertijos para descifrar la realidad y la naturaleza humana.

J.R.R. Tolkien, filólogo, profesor de primaria quien dedicó su vida a la creación de leyendas que dieron origen a lenguas inventadas. En su infancia, creó sus propias palabras. Su lenguaje se llamaba “animálico” y estaba constituido principalmente por nombres de animales. Este tipo de pasatiempos le dieron una idea cuando llegó a la adolescencia, Tolkien se hizo a si mismo una pregunta que dio origen al lenguaje de toda la Tierra Media. El Sinmarillion, El Hobbit, El Señor de los anillos, nos narra enigmas fascinantes por toda la tierra media el cual invitamos a descubrir.

Arthur Conan Doyle, fue un escritor y médico británico, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes, cuyo personaje lleva a sus lectores a indagar los comportamientos humanos y entender que todos los actos son un fenómeno lógico matemático y que nada es producto del azar.

2. Laberintos mentales o juegos matemáticos

Desde hace miles de años, los humanos han creado cálculos, formas de explicar cómo funcionan las cosas y por qué aparecen los fenómenos naturales, sin embargo, dar explicaciones científicas de manera dinámica es digno de un escritor como Mitsumasa Anno, quien a través de la magia, de sucesos increíbles y de una lógica poco común, nos permite con estos tres libros, “El jarrón mágico: una aventura matemática”, “Las semillas mágicas”, y “Sócrates y los tres cochinitos”, donde explora primero a un gran ilustrador, en cada página llena de detalles, personajes con características particulares y sucesos increíbles, y segundo, una forma de descubrir matemáticamente cómo funciona la cotidianidad de los humanos con respuestas a preguntas como: ¿Cuántos niños hay en el prado? ¿Cuántas ventanas hay en el castillo? ¿Cuántas semillas debo sembrar? ¿Cuántos armarios había en cada habitación? ¿Cómo jugar con factoriales de manera divertida? ¿Cómo hacernos preguntas con Sócrates?

3. Hay algo más chévere que hacerse preguntas

Los invitamos a leer y preparar sus proyectos de aula con estos tres libros que nos invitan a preguntarnos sobre el universo y asuntos de tamaño mayúsculo. Los alumnos entenderán contenidos con cifras muy grandes, capaces solo de saberse con la imaginación y el pensamiento.

Los libros ‘¿Hay algo más grande que una ballena azul?’, ‘¿Hay algo más rápido que un guepardo?’, ‘¿Hay algo más viejo que una tortuga gigante?’, del escritor Rober E. Wells., nos permiten contar hasta millones y aun hasta billones y con la ayuda de los maestros a los alumnos seguro les surgirán grandes ideas.

4. Los calendarios del mundo

Para conocer sobre las culturas, sus signos y múltiples símbolos, te invitamos a descubrir los calendarios, este es un juego con el que podemos llegar a otras culturas y también, develar el origen de las matemáticas. Conocer los días del año, las estaciones, las fases de la luna, nos permitirá resolver preguntas como: ¿Bajo qué lógica o ciclo lunar fueron construidos los calendarios? ¿Cómo a través del conteo de las fases de la luna matemáticamente podemos saber cosas? ¿Por qué la sucesión de días, noches y estaciones nos permite conocer cambios de la naturaleza, la agricultura, el comportamiento de los seres humanos?

Los invitamos a construir sus proyectos de aula teniendo en cuenta estas recomendaciones:

  1. El docente debe leer los libros antes de diseñar el proyecto de Aula
  2. Ponerle un nombre al proyecto
  3. Destinar un número de clases para desarrollar todo el proyecto
  4. Describir un propósito a cumplir con los alumnos
  5. Construir preguntas que quieres resolver con los alumnos o permitir que cada alumno construya sus propias preguntas
  6. Clasificar las sesiones de clases en: Lecturas en voz alta, conversaciones sobre el tema, ejercicios de investigación en el contexto social (familia, amigos, barrio, colegio, calles), experimentos sociales, experimentos científicos, juegos corporales, experiencias artísticas.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados (requerido)