“Cualquier cosa que pueda ser imaginada algún día se hará realidad” Julio Verne Cualquier persona que haya tenido la posibilidad de presenciar una época en la cual los avances técnicos y científicos estuvieran en todo su esplendor, hubiera pensado que estaba presenciando el “futuro”, está fue la realidad de Julio Verne quien fue testigo de […]

“Cualquier cosa que pueda ser imaginada algún día se hará realidad”

Julio Verne

Cualquier persona que haya tenido la posibilidad de presenciar una época en la cual los avances técnicos y científicos estuvieran en todo su esplendor, hubiera pensado que estaba presenciando el “futuro”, está fue la realidad de Julio Verne quien fue testigo de los más importantes avances de su época, los cuales marcaron su destino dentro de la historia de la humanidad.

Verne hizo lo que hasta ese momento nadie se había atrevido a hacer, crear un puente para unir ciencia y literatura, dos disciplinas que a primera vista no tienen puntos en común, sin embargo, el riguroso proceso de investigación que el autor realizaba para poder escribir sus obras fue lo que hizo que esta brecha se fuera cerrando y tanto ciencia como literatura encontraran alguien que las uniera en los maravillosos relatos de historias que aún hoy continúan divirtiendo y asombrando a grandes y chicos.

Si bien dentro del salón de clase Julio Verne sería abordado en el área de español, debido a que lo pensamos solo con carácter literario, sus obras han demostrado que cuentan con un gran potencial al momento de acompañar otras asignaturas como lo serían ciencias, geografía y, por qué no, hasta robótica. El mismo Verne afirmaba que: “cada hecho geográfico y científico contenido en cualquiera de mis libros ha sido examinado con mucho cuidado y es escrupulosamente exacto”, entonces porque no pensar en la posibilidad de estudiar ciencias acompañados de los múltiples personajes a los que Verne les dio vida.

Han sido muchos los docentes e investigadores que han estudiado la obra de Verne y han encontrado múltiples posibilidades a nivel pedagógico y educativo, es por estoque para invitar a Julio Verne a las aulas de clase lo que tendríamos que hacer es conocer más sobre este grandioso escritor, en la medida en la que se pueden saber más detalles de su historia de vida es posible ir entendiendo el cómo y el por qué de sus narraciones, conocer la época en la que Verne tuvo la posibilidad de vivir nos guiará por el camino hacia sus obras, donde se elegirá una en especial, la que los estudiantes deberán leer para así poder ir identificando elementos, lugares, personajes y hechos que a nivel científico Verne brinda, acompañados de viajes y aventuras fantásticas, y es aquí donde se hace un trabajo en doble vía, por un lado se está incentivando y fomentando el proceso lector de los estudiantes y por otro se está haciendo ver que la ciencia puede tener una parte divertida y atractiva, tratando de dejar de lado la idea que es aburrida, compleja, difícil o solo para algunos “privilegiados” que la pueden entender.

Jugar a verificar los datos que aparecen en las obra de Verne, incentivará a los estudiantes a investigar y a preguntarse por lo que los rodea, lo que generará aprendizajes a largo plazo que resultarán significativos, porque la diversión y el aprendizaje no riñen, de hecho son los mejores aliados para generar posibilidades a la hora de aprender, por esto le damos la bienvenida al señor Julio Verne a que nos visite y acompañe con su riguroso método investigativo y su increíble imaginación.

Bianca Agudelo Quintero
Promotora de lectura
Fundación Ratón de Biblioteca

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados (requerido)