Una trama compleja y misteriosa envuelve a Aura, una novela corta del mexicano Carlos Fuentes publicada en 1962 y que resulta bastante atemporal. Acá te contamos por qué leerla.

“De los diversos instrumentos
inventados por el hombre,
el más asombroso es el libro;
todos los demás son extensiones de su cuerpo…
Sólo el libro es una extensión
de la imaginación y la memoria”.
Jorge Luis Borges

En este comienzo de año queremos invitarte a leer una de las obras del escritor mexicano Carlos Fuentes, Aura, es una novela corta que no supera las 70 páginas. Fuentes es uno de los escritores mexicanos que cuenta con una gran obra literaria, desde cuentos, novelas, guiones cinematográficos, y muchas más, su inspiración siempre se fija en México, en su historia, en su vida, en sus costumbres, hace de su obra un retrato de sus raíces.

Aura es una obra de 1962, pero resulta bastante atemporal, al leerla hoy la podemos ubicar fácilmente en nuestro contexto. La historia es narrada por Felipe Montero, uno de los personajes principales, el cual es un hombre joven de profesión historiador que un día encuentra una oferta laboral al parecer “perfecta” para su perfil, a partir de ese momento su vida tomara un rumbo completamente diferente a lo que algún día pudo haber planeado. La narración de la historia tiene como particularidad la manera en que el propio Felipe en forma de monólogo va narrando lo que va a suceder, en algunos momentos la mirada en retrospectiva hace que el lector sienta que es a él a quien le va a suceder lo que se está contando.

“No volverás a mirar tu reloj, ese objeto inservible que mide falsamente un tiempo acordado a la vanidad humana, esas manecillas que marcan tediosamente las largas horas inventadas para engañar el verdadero tiempo, el tiempo que corre con la velocidad insultante, mortal, que ningún reloj puede medir. Una vida, un siglo, cincuenta años: ya no te será posible imaginar esas medidas mentirosas, ya no te será posible tomar entre las manos ese polvo sin cuerpo».

A medida que la historia va avanzando la trama se va haciendo más compleja y misteriosa, pareciera que cuando Felipe pone un pie dentro del hogar de su empleadora Consuelo Llorente, una anciana que busca alguien que escriba las memorias de su difunto esposo antes de que ella muera, el tiempo se hubiera detenido. Aparentemente la labor asignada a Felipe es sencilla, sin embargo, entre cartas, diarios y demás recuerdos aparece Aura quien es sobrina de la anciana y de la cual Felipe se enamora inmediatamente, no obstante, Aura se convierte en un misterio y un deseo obsesivo para Felipe, lo que lo llevará a vivir situaciones completamente sorprendentes.

Es imposible no mencionar las ilustraciones que acompañan la historia en la edición de Libros del Zorro Rojo, estas fueron realizadas por la diseñadora e ilustradora chilena Alejandra Acosta, quien a través de la técnica de collages da vida a la historia y a su vez va guiando al lector por las imágenes para adentrarlo al laberinto en que se convierte la novela.

No dejen de leer Aura, es una historia que además de ser un clásico latinoamericano rompe con muchos de los esquemas de las historias tradicionales.

Reseña por:
Bianca Agudelo Quintero
Promotora de lectura
Fundación Ratón de Biblioteca

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados (requerido)